sábado, 24 de enero de 2009

¿Quién es Jon Favreau?

Supongo que todos estamos ya un poco hartos de tanto Obama por aquí y tanto Barack por allá. Personalmente me comprometo a no volver a su figura hasta pasados unos meses y mucho me temo que será para criticarle porque las expectativas suscitadas son demasiado positivas. Si reconocer que sus primeras medidas, como cumplir la promesa del cierre de Guantánamo, son esperanzadoras. Pero que lo acontecido en Washington es cuando menos significativo es incontestable, y no se trata solo de un exotismo histórico (definición aznariana del suceso, para mas información véase azore´s asshole).

Para responder a la pregunta que da titulo a la entrada, tenemos que retroceder hasta julio del año 2004 y situarnos en Boston, en la celebración de la convención demócrata. Tras el escenario el senador por Illinois, Barack Obama, ensayaba su discurso. Sin mediar presentación apareció un joven con una chapa que le identificaba como colaborador del candidato Kerry. El chaval se dirigió al senador afroamericano afirmando que una de las frases resultaba repetitiva y que debería cambiarla. Obama le miro con incredulidad. Ese recién licenciado en ciencias políticas, se llama Jon Favreau, tiene hoy tan solo 27 añitos y es el redactor de los discursos que tanta fama de orador han dado al actual presidente de los Estados Unidos.

Jon Favreau (no confundir con el actor/director homónimo) escribió el discurso de final de carrera para su promoción de 2003 en el Holy Cross College de Worcester en Massachusetts. Consiguió una beca para trabajar en la oficina de John Kerry, senador del Estado y cuando éste lanzó su candidatura a la presidencia, Favs (así le llaman en el partido demócrata) hizo todo lo posible para que le incluyeran en el equipo. Tras la derrota de Kerry en las presidenciales, se quedo en la calle, pero su trabajo gusto al dirigente de la campaña de Obama, Robert Gribbs, que le recomendó a su jefe. En su primera reunión, el actual presidente, le pregunto cuál era su "teoría" sobre los discursos políticos, a lo que el joven contestó que no tenía ninguna, pero que quería trabajar con él porque había tocado algo en el interior de la gente. Tras este encuentro pasó a ser el hombre que ponía en orden y por escrito los pensamientos del senador. “Me siento con él durante media hora. El habla y yo tomó notas de todo lo que dice. Le doy forma y lo escribo. El luego lo relee y reescribe y así logramos tener el producto final. Es un modo bastante íntimo y colaborativo de escritura de discursos” declaro en una de las numerosas entrevistas que le han realizado ya medios como ABC news, NY times, etc. En una de ellas, para Newsweek, señaló que sus principales inspiraciones llegan de las alocuciones del ex presidente John F. Kennedy, su hermano Robert, y de Martin Luther King.

Pero su estilo no ha gustado ha todo el mundo. Se le critico en numerosas ocasiones por adornar en exceso sus textos. "Mi rival da discursos. Yo ofrezco soluciones", solía decir Hillary Clinton cuando competía con Obama en las primarias. Esa oratoria la fue arrinconando y finalmente superando. Favs decidió celebrar con sus amigos la victoria que convertía en candidato presidencial a su líder. Cogió una de esas figuras promocionales de cartón que representaban a la candidata y se hizo fotos simulando que la tocaba un pecho o la llenaba el gaznate con cerveza. Lo peor es que se colgaron en un espacio como Facebook y los medios se percataron a los pocos días. Tras retirarlas y pedir disculpas a la senadora, Favreau recibió respuesta de Hillary por las declaraciones de uno de sus asesores, Philippe Reines, que afirmó que las fotos servían para demostrar que las antiguas rivalidades eran cosa del pasado. "A la senadora Clinton le complace enterarse del evidente interés de Jon en el Departamento de Estado y está revisando su solicitud"

Según David Axelrod, asesor del presidente, "Barack confía en él... Y Barack no confía en mucha gente en lo que se refiere a ceder tanta autoridad". En una ocasión dijo que mas que un escritor era un “lector de mentes”. El discurso de investidura fue revisado conjuntamente por Obama y Favs en varias ocasiones. Sin duda no fue este el mejor discurso del dueto, pero si el mas trascendente, el que queda en la memoria y en los libros. Y el proceso fue largo y trabajoso. Estudió los discursos inaugurales de otros presidentes, busco ayuda en la experiencia de Peggy Noonan, redactora de los discursos de Ronald Reagan, reviso alocuciones presidenciales en tiempos de crisis y se entrevisto con historiadores. Bill Burton, portavoz del por entonces presidente electo, le dijo: "¿Te das cuenta de que lo que estás escribiendo lo colgará la gente en carteles en sus habitaciones?". A mediados de diciembre The Washington Post coloco en portada a Favreau y el discurso del primer presidente negro. En ella hablo del miedo escénico que le paraliza y de la compenetración que tenia con el futuro inquilino de la Casa Blanca. El joven redactor también contaba que hasta hace unos meses compartía piso con seis amigos, apenas se afeitaba, nunca cocinaba y solía quedarse hasta el amanecer jugando a un videojuego (esto me recuerda a alguien). Desde el 20 de enero es el escritor de discursos más joven que haya trabajado nunca en la Casa Blanca. Aunque Jon Favreau no esta sólo. Lidera un grupo en el que destacan otros dos jóvenes: Adam Frankel, que trabajó con Theodore C. Sorensen, el speechwriter de JFK y Ben Rhodes, el experto en política exterior que colaboró en la redacción del Iraq Study Group como ayudante de Lee H. Hamilton.

- El pasado 20 de enero Barack Obama decía cosas como:

“Sabed que vuestros pueblos os juzgarán por lo que que podesis construir, no por lo que destruyais.”

“La crisis nos ha recordado que, sin un supervisor, el mercado puede perder el control. Y una nación no puede ir bien si sólo favorece a los prósperos. El éxito de nuestra economía se debe a la expansión de oportunidades para todos.”


“Nuestra economía se encuentra muy debilitada como consecuencia de la avaricia e irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestro fracaso colectivo para realizar decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era.”


“Lo que no entienden los cínicos es que el terreno que pisan ha cambiado y que los argumentos políticos estériles que nos han consumido durante demasiado tiempo ya no sirven.”

“Donde quiera que miremos, hay mucho trabajo que hacer. La situación económica requiere medidas, audaces y rápidas. Y lo haremos, no sólo para crear empleo, sino para promover un nuevo modelo de crecimiento. Construiremos carreteras y puentes, redes eléctricas y digitales que impulsen el comercio y las comunicaciones. Pondremos a la ciencia en su lugar adecuado, y usaremos la tecnología para elevar el nivel de la sanidad y reducir su coste. Utilizaremos la fuerza del sol y del viento para nuestros coches y nuestras fábricas.”

“Y todos los que manejamos los fondos públicos daremos cuenta de ello. Los usaremos de manera sabia, reformaremos los malos hábitos y haremos los negocios con luz y taquígrafos. Porque sólo así recuperaremos la confianza entre el pueblo y su Gobierno.”

El recién nombrado presidente hizo un guiño a la singladura de la administración del vetusto arbusto tejano, recordando el uso de la amenaza del terrorista y dando la vuelta al guante afirmó que "rechazamos la elección falsa entre nuestra seguridad o nuestros ideales". Considero que es la mejor frase del discurso, la que denota una clara voluntad de cambio. Todo esto, además, bajo la mirada perdida de George W. Bush que debía esta pensado en volver a su rancho a sumergirse en su anhelada botella de whiskey de Tennessee (y así perder de vista al usurpador). Por cierto, el protocolo y la pompa de la ceremonia y sus actos, me parecieron tan desproporcionados que no supe adivinar, hasta pasado un rato, si era la Superbowl, un acto político o el ultimo montaje del Cirque du Soleil. Cuanta parafernalia, por Tutatis que están locos estos norteamericanos.

Mientras se producía la investidura, las acciones de las bolsas estadounidenses se desplomaban por el acantilado del pánico. Supongo que esto es una muy buena señal. Les deseo suerte y espero que las palabras escritas por Favs y pensadas por Obama pasen del papel a la realidad.

2 comentarios:

Araña trepadora dijo...

Querido Zon, una delicia la entrada, que descubre los hilos detrás de los hipnóticos discursos de Obama. Al menos, el tipo parece fresco y con sentido del humor. ¡Grandiosa la foto con el carteñlde Hillary! Y por Seti I, gracias a Ra que me perdí la ceremoña inaugural... ¡¡cómo les mola la parafernalia a los gringos!!

Claudia Hernández dijo...

Muy interesante la elección de la frase que eelgiste al final para cerrar: "rechazamos la elección falsa entre nuestra seguridad o nuestros ideales".
Lo peor es que el mundo ha seguido la ruta de supeditar, ne muchos casos, los valores democráticos en pro de una supuesta seguridad para los pueblos.
Me uno a tu anhelo de que las cosas cambien, aunque sea un poco, ya veremos.