jueves, 28 de febrero de 2008

Obama, mago del discurso emocional

Os Bobolongos sigue con atención la interminable carrera hacia la Casa Blanca. Al fin y al cabo, citando a uno de los ideólogos de nuestro think tank, todo ciudadadano del mundo debería poder votar en las elecciones de Estados Unidos, ya que las decisiones del presidente de turno nos afectan a todos.

Barack (Husein) Obama está levantando un fervor de espíritu kennedyano con su mensaje de cambio, su discurso idealista y su pretensión de tender puentes entre demócratas y republicanos para unificar el polarizado país. Aunque aún se nos hace difícil pensar en el triunfo de un presidente afroamericano, el verbo fluido y la carismática presencia del senador de Illinois ha colocado a Hilary Clinton contra las cuerdas. Obama combate el cinismo que rodea a la política en Washington y tiene posiciones anti políticamente correctas en cuanto a la política exterior.
En el último debate con Clinton celebrado en Austin, Texas, aseguró que se reuniría sin condiciones con Raúl Castro, Mahmud Ahmadineyad y otros líderes del Eje del Mal del hombre que se atraganta con galleta, George W. Bush. ¿Significa eso también que Estados Unidos variará su política de alineamiento absoluto con Israel?

Dejamos un análisis más profundo para más adelante y ahora nos quedamos con una joya de la escritura política, el discurso que Barack Obama dio en New Hampshire, la noche que perdió allí las primarias frente a Hillary, a principios del pasado enero. Aunque esté en inglés, vale la pena leerlo y releerlo. Sin duda en esta poderosa capacidad de ilusionar está el motor del ascenso fulgurante de Barack. Una de dos, o tiene el mejor equipo de speech writers de Estados Unidos o este tipo va en serio y quiere cambiar de verdad las cosas. Veremos si llega a noviembre sin vender su alma al diablo.


We know the battle ahead will be long, but always remember that no
matter what obstacles stand in our way, nothing can withstand the
power of millions of voices calling for change.

We have been told we cannot do this by a chorus of cynics who will
only grow louder and more dissonant in the weeks to come. We've been
asked to pause for a reality check. We've been warned against
offering the people of this nation false hope.

But in the unlikely story that is America, there has never been
anything false about hope. For when we have faced down impossible

odds; when we've been told that we're not ready, or that we shouldn't
try, or that we can't, generations of Americans have responded with a
simple creed that sums up the spirit of a people.

Yes we can.

I want to congratulate Senator Clinton on a hard-fought victory here
in New Hampshire.

A few weeks ago, no one imagined that we'd have accomplished what we
did here tonight. For most of this campaign, we were far behind, and
we always knew our climb would be steep.

But in record numbers, you came out and spoke up for change. And with
your voices and your votes, you made it clear that at this moment - in
this election - there is something happening in America.

There is something happening when men and women in Des Moines and

Davenport; in Lebanon and Concord come out in the snows of January to
wait in lines that stretch block after block because they believe in

what this country can be.

There is something happening when Americans who are young in age and
in spirit - who have never before participated in politics - turn out
in numbers we've never seen because they know in their hearts that
this time must be different.

There is something happening when people vote not just for the party
they belong to but the hopes they hold in common - that whether we are
rich or poor; black or white; Latino or Asian; whether we hail from
Iowa or New Hampshire, Nevada or South Carolina, we are ready to take
this country in a fundamentally new direction. That is what's

happening in America right now. Change is what's happening in

You can be the new majority who can lead this nation out of a long
political darkness - Democrats, Independents and Republicans who are
tired of the division and distraction that has clouded Washington; who
know that we can disagree without being disagreeable; who understand
that if we mobilize our voices to challenge the money and influence
that's stood in our way and challenge ourselves to reach for some
better, there's no problem we can't solve - no destiny we cannot

Our new American majority can end the outrage of unaffordable,
unavailable health care in our time. We can bring doctors and
patients; workers and businesses, Democrats and Republicans together;
and we can tell the drug and insurance industry that while they'll get
a seat at the table, they don't get to buy every chair. Not this
time. Not now.

Our new majority can end the tax breaks for corporations that ship our
jobs overseas and put a middle-class tax cut into the pockets of the
working Americans who deserve it.

We can stop sending our children to schools with corridors of shame

and start putting them on a pathway to success. We can stop talking
about how great teachers are and start rewarding them for their
greatness. We can do this with our new majority.

We can harness the ingenuity of farmers and scientists; citizens and
entrepreneurs to free this nation from the tyranny of oil and save our
planet from a point of no return.

And when I am President, we will end this war in Iraq and bring our
troops home; we will finish the job against al Qaeda in Afghanistan;
we will care for our veterans; we will restore our moral standing in
the world; and we will never use 9/11 as a way to scare up votes,
because it is not a tactic to win an election, it is a challenge that
should unite America and the world against the common threats of the
twenty-first century: terrorism and nuclear weapons; climate change
and poverty; genocide and disease.

All of the candidates in this race share these goals. All have good
ideas. And all are patriots who serve this country honorably.

But the reason our campaign has always been different is because it's
not just about what I will do as President, it's also about what you,
the people who love this country, can do to change it.

That's why tonight belongs to you. It belongs to the organizers and
the volunteers and the staff who believed in our improbable journey
and rallied so many others to join.

We know the battle ahead will be long, but always remember that no
matter what obstacles stand in our way, nothing can withstand the
power of millions of voices calling for change.

We have been told we cannot do this by a chorus of cynics who will
only grow louder and more dissonant in the weeks to come. We've been
asked to pause for a reality check. We've been warned against
offering the people of this nation false hope.

But in the unlikely story that is America, there has never been
anything false about hope. For when we have faced down impossible

odds; when we've been told that we're not ready, or that we shouldn't
try, or that we can't, generations of Americans have responded with a
simple creed that sums up the spirit of a people.

Yes we can.

It was a creed written into the founding documents that declared the
destiny of a nation.

Yes we can.

It was whispered by slaves and abolitionists as they blazed a trail
toward freedom through the darkest of nights.

Yes we can.

It was sung by immigrants as they struck out from distant shores and
pioneers who pushed westward against an unforgiving wilderness.

Yes we can.

It was the call of workers who organized; women who reached for the
ballot; a President who chose the moon as our new frontier; and a King who took us to the mountaintop and pointed the way to the Promised Land.

Yes we can to justice and equality. Yes we can to opportunity and
prosperity. Yes we can heal this nation. Yes we can repair this
world. Yes we can.

And so tomorrow, as we take this campaign South and West; as we learn
that the struggles of the textile worker in Spartanburg are not so
different than the plight of the dishwasher in Las Vegas; that the
hopes of the little girl who goes to a crumbling school in Dillon are
the same as the dreams of the boy who learns on the streets of LA; we
will remember that there is something happening in America; that we
are not as divided as our politics suggests; that we are one people;
we are one nation; and together, we will begin the next great chapter
in America's story with three words that will ring from coast to
coast; from sea to shining sea - Yes. We. Can.

Entrevista a Bebe: "Aún no soy actriz"

Al sur de Granada, El oro de Moscú, La educación de las hadas y, recientemente, Caótica Ana, el último tirabuzón con escorzo en el aire de Julio Médem. Cantautora convertida en símbolo y sorprendente actriz a flor de piel, Bebe Rebolledo compartió unos cafecitos con Os Bobolongos para someterse a un test tan iconclasta como sus autores. Valenciana de nacimiento, extremeña de sangre y madrileña laboral, a Bebe le gusta hablar de la vida con cada respuesta, cambiar de postura en la silla, extender los brazos, afilar los ojos a su entrevistador... En su mochila lleva espíritu de clasicómana, no se considera aún actriz y en la distancia corta es tan natural como un cortaíto calentito y humeante.

Caótica Ana se parece a…

- Ana y los 7 con Derek de babysitter.
- Un Vértigo posmoderno.

- Una sesión de hipnosis colectiva.
- Un viaje con flechas al corazón del machismo.
- Que lo diga Medem, sólo la entiende él.

No se parece a ninguna película que se haya hecho. Es una peli de Médem, con su lenguaje e imágenes. Pero mejor no contarte nada, no hay que hacer conjeturas ni ideas hechas de la peli, por eso no quiero adelantar Yo diría una sesión de hipnosis colectiva.

¿Con que poeta te quedarías?

Julio Médem
Walt Whitman
Joaquín Sabina
Violadores del verso
Isabel Pantoja

Son de distinta clase, pero me quedo con Julio Médem. Aunque para héroes las historias que me contaba mi padre. Es un poco cuentacuentos, mi padre, tienen muy buena mano. De algún ladotengo yo que haber sacado las cosas… Tienes lo que mamas. El entorno es muy importante.

Tres virtudes y tres defectos de tu Linda de Caótica Ana…

Tres virtudes. Es una tipa sólida, muy de tierra, bastante transparente y sin recámara ,que es lo que no me gusta de la gente. Defectos: le pesa demasiado lo que ha vivido y está rabiosa con los hombres, porque no ha tenido suerte con las parejas.

Si te pierdes, habría que buscarte en…

- En algún agujero de Ibiza.
- En el Círculo Polar, a la hora de la aurora boreal.
- En un camping con ardillas rojas.
- En el campito, rodeada de Vacas.

En ningún lado, porque no quiero que me busquen ni que me encuentren. Quien me tiene que encontrar sabe donde estoy.

¿Con cuál de estas heroínas adolescentes te identificas más…?

- Juana de Arco.
- Britney Spears.
- Leire Pajín.
- La Mala Rodríguez.

¿Quién coño es Leire Pajín? Me identifico más con María (La Mala).

¿Qué le dijo su madre cuando anunció que se iba a Madrid a estudiar Arte Dramático al acabar COU?

Yo me quería venir a Madrid antes de acabar COU y mi madre quería que hiciese antes una carrera, pero yo le decía que ya nada da seguridad. A mi padre yo me lo camelaba más, y me ayudó una colega mayor y mi padre intercedió más, porque a mi madre no le hacía mucha gracia que viniese a Madrid con una mano delante y otra detrás.

"Me ponía nerviosa su esnobismo, todo el día hablando de actores y directores para ponerlos a parir". Parece que recuerda con cariño a sus compañeros de escuela...

Eran muy negativos. Lo que no me gustaba era el ambiente en la escuela: los alumnos parecían que eran actores de toda la vida… A mí cuando me dicen tú eres actriz, yo digo, no. No me pongas etiquetas, porque no me las pongo yo. Un actor es alguien que lleva mucho tiempo y tiene carrera. Hay que ir aprendiendo. Me salí de la escuela porque faltaba motivación por parte de los profesores y el alumnado yo flipaba, muchos de ellos muy … La peña que todavía no ha hecho nada son los que tienen un super ego y los que están más alto son los más normales.

Entonces, ¿Cómo se hace una actriz?

Yo no creo en ciertas escuelas… esto no es matemáttico, no es ciencia excata. Es una cosa muy intuitiva, nadie te puede decir esto es así, esto es asá. Tu tienes que tomar ese camino para llegar a ese estado… yo no tengo que tirar de mis recuerdos y morirme de la pena para ponerme a llorar. A lo mejor si me doy un cabezazo contra la pared ya me pongo, chico…

Hablando del oficio, los distribuidores dicen que el cine español no interesa a la gente. Le falta más autocrítica a cine español. Hay que hacer cine pensando más en la gente…

No. Si haces un libro pensando en alguiien, si haces una canción pensando en lo que le va a gustar al público, si haces una entrevista pensando en lo que va a gustar al lector, la hemos cagado. Nunca vas a satisfacer a todo el mundo, y eso te va a frustrar más todavía. Uno tiene que hacer lo que te apetece, y el que no esté de acuerdo, fenomenal. No es una cuestión de humildad, sino que faltan más ayudas para que puedan salir más cosas. En general, somos bastante normales, aunque vamos copiando muchas cosas de los americanos que e slo que a mí no me gusta. En cuanto a celebraciones, movidas, el envoltorio… Ya podíamos copiarnos de otra cosas.

¿Con quién te gustaría trabaja?

Pedro Almodóvar
Alejandro Amenábar
Isabel Coixet
Con la película que mejor guión tenga…

Yo eso no lo diría nunca. No se lo diría a ninguno. Las cosas tienen que ser cuando tienen que ser. Llegan cuando toca, no hay que pedirlas.

¿Qué pelis te llevarías a una isla?

Me he llevado de gira: un peliculón, de los cincuenta, El increíble hombre menguante. Efectos especiales maravillosos, y ahora el exceso de trucos hace que no te tragues los trucos. Te joden la peli. Ves el croma. M, El vampiro de Dusseldorf, peliculón, también. Me quede loca al verla. Esos planos de claroscuros, fumando… me pareció brutal. Me gustan mucho las películas viejas. Son las que más me . Ahí están las buenas historias. Yo siempre te hablo como público. Metropolis, otra que me quedé flipada al verla. Y Bienvenidos a Belleville, otro peliculón.

Juan Diego Botto en Martín Hache echaba de menos que la gente tararease por la calle en Madrid. ¿Tú que echas de menos de tu tierra extremeña?

Adopté de Valencia el mar, pero soy extremeña. El poder salirte de tu pueblo y estar ya en el campo. La facilidad para poder pirarte. Los olores… y el cañeo. Lo primero que hago al llegar es irme de cañas con mi padre. Pequeños placeres…

Tu infancia “olía a flores de las jaras”, la escuela “ a corcho”… y su vida, ¿a qué huele ahora?

Ahora huele mucho a ciudad, pero tiene mucho del campo y del amr. Busco mi oxígeno fuera de aquí. Ahora olores más fuertes e intensos, antes más agradables. Olía a corcho porque vivía en una corchera, entre alcornocales en San Vicente.
Y a veces no huele a nada.

¿De qué color tienes el corazón?

Pardo, como el color de la tierra
Verde esperanza
Rojo intenso
Azul marino


Lo mejor de Extremadura son…

Los botellones
Rodríguez Ibarra
Las tapas.
Que no hay obras.
Los mercadillos

Los mercas y las cañas. Hablando en serio, lo mejor son las extensiones de terreno, las llanuras, los espacios abiertos. Y los cielos son muy grandes.

Una velada romántica perfecta sería…

- En el 2 de mayo de botellón con los colegas.
- Con mi amiga María en el campo.
- En busca de cacharrillos en el mercadillo entre pico y pico.
- Cine español y cena con vinito del rico.
- En casa con mi chico buceando entre las sábanas.

Un poquito de todo. Un día se pueden hacer todos. Yo haría el botellón el Badajoz, al lado del río. Con el merca con mi madre y mi hermana.

A quien te comerías en un arrebato…

Eduardo Noriega
Javier Bardem
Johnny Depp

Los tres tienen un favor. Diferentes, pero tres pibazos.

El mejor regalo que te han hecho…

Hace tres días nació mi sobrina, y un poco antes el otro. Mi cuco y mi coquina de Lepe. Es lo más bonito de la vida, el mejor regalo que me han hecho.

¿Quién es el ‘más malo, malo, malo’ de estos cuatro?

José Antonio Roca
Bin Laden
George Bush
La oreja de Van Gogh

Los tres primeros unos liantes. El primero que quitaba era a Bush. Bin Laden y Bush van unidos. Están creados en la misma escuela, son dos puntos que se tocan. Bush no ha matado a nadie, pero está como una puta regadera.

Juguemos al “Yo nunca…”,

- Trabajaría en El Corte Inglés.
- Concursaría en OT
- Leería un libro de Sánchez Dragó.
- Haría play back en la televisión.

Nunca haría play back ni concursaría en OT. Me pusieron la música en play back la primera vez que fui a tele, voz no, y dije nunca más. Eso de play back lo hacíamos de chicos, en el cole. Luego la peña lo agradece. Los técnicos y el público.

Menú preferido.

Huevos rotos con chistorra.
Patatitas extremeñas.
Boquerones en vinaggre.
Foi de oca

Huevos fritos, pero con jamón y chistorra. Echo mucho de menos comer como aquí cuando me voy fuera. Judías verdes y huevos fritos, lo primero que hago al llegar a casa.

¿Por qué hace falta que la gente se mueve?

O te mueves, o caducas, como decía un anuncio de El País. Hay que moverse x todo. Nadie te va a regalar nada. Hay que viajar, queno se necesitan tantas perras. Mi familia y los 5 hermanos hemos viajado mucho y no teníamos un duro antes.
En los curros hay que moverse.

Me relajo en la tele con…

Sexo en Nueva York
Anatomía de Grey
Los hombres de Paco
El telediario de Telemadrid

Me relajo poniendome pelis. El otro día vi Los homres de Paco y me gustó. Pero yo me pierdo, hay demasiadas series. ¿Y de hospitales?, ¿cuanyas hay? La tele es un buen sedante. En mi casa nos quedamos croqueta después de comer…

La última película que has ido al cine a ver…

Pudor, que me gustó mucho.

El lado oscuro está…

En las grandes discográficas
En la mula
En Los 40 principales
En la falta de riesgo

En la falta de riesgo. La gente no se la juega, hay que jugarse el pellejo.

Lo peor del éxito es…

Aguantar las gilipolleces de los periodistas
No poder pillármelas como antes
Que los tíos me tienen miedo
La falta de tiempo

Aguantar las gilipolleces de los periodistas, y de algunas personas. Tampoco puedo cogerme los pedos como antes. Siempre tengo que tener un tercer ojo, no estoy nunca tan relajada.

¿Quién de estas mujeres sería un hada para ti?

Esperanza Aguirre
Condolezza Rice
Angela Merkel

Un hada para mí es mi abuela, que me cuidaría. Y mi madre. Pero como dice la peli, las hadas son chicas normales que tu no las ves por la calle.

¿Cuándo quisiste ser actriz?, ¿Una peli?

Nunca me lo he pplanteado. Es una cosa . Cuando éramos chicos, mi padre se iba y cuando volvía, mi hermano chico y yo le teníamos preparado un tetaro, una sesión, una tienda en casa donde vendíamos los mecheros de casa, muñeco. Me gustaba enredar y poco a poco… Y cuando estaba en el instituto vi la obra Los miserables y me quedé muy flipada. Me emocioné tanto que me entró el gusanillo. Poder llegar a conseguir que alguien se emocione contigo así, d euna manera parecida.

Tu mejor concierto…

Cantar una jota de Guadalupe en la plaza de Siena con 15 años.
Tararear Libertad sin ira en la tripa de mi madre camino del hospital

Mi padre cantaba folclore con su grupo. Casi siempre los mejores son en sitios pequeños.

Una ceremonia de los Goya –estuviste en La educación de las hadas– es como…

Sentada y moviéndote. Me reí mucho en la última. Los del CQC me dejaron la cámara para grabar. Mi Linda de Caótica Ana hace videoarte. Tengo una cámara y un Super 8, tengo miles grabadas y montadas con música por mi padre desde que nacimos. Nos las acaba de pasar a todos los hermanos

¿Qué llevas en el MP3?

Llevo el Discman, aún me gusta llevar cedés. Llevo Lágrimas negras, el último de Nawja Nimri, flamenco, cosas de tipos que me pasan que aún no han sacado disco.

El sitio más raro donde te lo has montado…

En un chat
En un sex shop
En un backstage
En un plató de televisión

Aquí contigo…

El mejor piroro que te han lanzado…

Viva la madre que te parió.

¿Qué tipo de papel te apetecería? Cualquier papel de acción, de lucha, que tuviera que entrenarme para algo. Me flipa Tarantino. En sus pelis se luce hasta el apuntador. Son trabajos de todo el mundo. Me encantaría aprender kung fú y s

Entrevista a Federico Luppi: "Gutemberg, el cine y después nada"

Os Bobolongos ha hablado con Federico Luppi, uno de los actores que nos hace arrodillarnos cual esclavos de Ramses II y gritar al unísono: ¡pero qué grande eres, ché!

Imitando al singular vampiro que interpretó en Cronos, Federico Luppi (Ramalla, Argentina, 1936) parece haber ralentizado el paso del tiempo. Desde hace años, su cabellera blanca y acento porteño se han convertido en un seguro de éxito en la cartelera, donde pronto le veremos en sendos thrillers, primero en El último justo, de Manuel Caballero, y después compartiendo escena con Carmen Maura en Que parezca un accidente, de Gerardo Herrero. Mientras nos atiende en su luminoso piso de Madrid, bebe mate con profusión y juega a masticar las palabras hasta encontrar el adjetivo más certero.

Ponga a remojar la memoria, dígame con qué película supo que iba a ser actor.

Un tranvía llamado deseo. Para mí Marlon Brando marcó un antes y un después en términos de sensibilidad, eficacia afectiva y metodología. También me acuerdo muchísimo de Muerte de un ciclista. Me mostró una España que me habían ocultado. Contar un conflicto tan cotidiano, de crónica policial, y, al mismo tiempo, pintar la profunda y clara oscuridad de un país que uno no conocía. ¡Qué talento el de Juan Antonio Bardem!

¿Milita usted en el bando de los actores del método o en el de los puramente intuitivos?

Para mí se trata de lograr la más profunda expresión con la capacidad de elaboración más económica, la más mínima e inexistente. Y agregaría, como en la vida real. El método te ayuda a asumir como propias las características psicológicas del personaje, pero lo principal es la memoria emotiva del actor y la intuición, que no es una categoría intelectual, sino que forma parte de la condición humana más primitiva.

En su filmografía brillan arquetipos de integridad y compromiso social. ¿Se identifica con ese idealismo?

Creo profundamente en los personajes humanamente ricos, capaces de un final quijotesco o de enfrentarse a un mundo insolidario y castigador. Yo me siento un perdedor en esta sociedad deshumanizada, no he visto cumplido mi deseo de un mundo mejor. Y no quiero hacer ningún alarde de la desesperanza, todo lo contrario. Uno sabe que el mal absoluto existe y que la pena máxima está al otro lado de la esquina, pero también se encuentra luz en los lugares más insospechados. Un poco la ética derrotista que había en las películas de John Ford. Esas cosas que también aparecen a veces en Pedro Almodóvar, cuando, de pronto, en medio de una situación objetivamente ridícula, familiarmente incómoda o sexualmente contradictoria, surge la más sincera humanidad.

¿Es Hollywood el enemigo?

Es un prejuicio mezclar Hollywood con un antiimperialismo poco productivo. Yo mismo lamento en ciertos momentos de mi vida no haber intentado lo que hizo Antonio Banderas: ir al lugar donde se cocina el infierno del mundo, desde el punto de vista de la dificultad, sin saber una palabra de inglés, sin red. Muy poca gente se atreve a tocarle las babas al diablo en su casa.

Pero usted está mucho más cercano al llamado cine de autor.

Mire, a mí me suelen gustar las películas pequeñas en cuanto a la estructura comercial, pero más esenciales, más sintéticas y emotivas, donde la épica está colocada en algún recoveco del corazón más que en la gran lucha social. Luego hay obras dañinas por su ideología, porque endiosan cierta forma de la agresión o de la denigración. Trabajos extraordinariamente hechos que preconizan valores fascistas. Esos no me gustan, pero no diría jamás que son un mal filme.

Desvele la magia del séptimo arte. La gente sabe que va a ver una mentira, pero se emociona y sigue conmoviéndose con una buena historia.

Siempre que uno ve gente amontonada en la calle normalmente es porque están filmando, aunque sea un spot publicitario. El ser humano ha conseguido capturar el movimiento, la instantaneidad de la vida en su estado más puro. Y eso fascina al que lo hace y mucho más a quien lo ve.

Larga vida al cine, entonces…

A mí nada me lo iguala. El cine es la antropología del futuro. En poco tiempo, cuando queramos saber qué pasaba en un país, tendremos que acudir a la Filmoteca a ver qué comía la gente, cómo se vestía, cómo vivía… Siempre hemos tenido la necesidad de dibujar y escribir, de hacer la realidad digerible y comprensible. El cine constata la inevitable pulsión humana por el documento; Gutemberg, el cine y después nada.